El Cocinero Ding habla de la acupuntura

La historia del Cocinero Ding habla de la acupuntura, es un cuento extraído del Zhuang Zi.

El Zhuang Zi es uno de los clásicos taoístas y uno de mis libros favoritos.

No solamente por la VERDAD que contiene sino también por cómo se acerca a ella.

Durante los más de 11 años que llevo impartiendo la asignatura de Técnicas Acupunturales siempre he contado este pequeño cuento que tiene múltiples apreciaciones.

Yo destaco 3 de ellas pero estoy seguro que tu puedes extraer todavía alguna más.

  1. Habla de la existencia de los meridianos
  2. Habla de Sanjiao
  3. Nos enseña cómo debe practicarse la acupuntura

El cuento dice así:

(según la traducción de Pilar López de España)

Ding el cocinero
descuartizó un buey para Wen Hui.


Primero golpeó la carne con las manos,
enderezó la espalda,
y pisando fuerte contra el suelo
hincó una rodilla sobre el buey,
y entonces su cuchillo hendía ¡zum!,
cortaba ¡zas!, partía ¡crac!,
danzando al ritmo de la canción
«sang-lin», danzando al ritmo
de la canción «jing-shou».


«¡Qué maestría!
¡Has llegado a la cima de tu arte!», exclamó Wen Hui.

El cocinero Ding, dejando el cuchillo, replicó:
«Más allá de toda habilidad,
sólo existe el Tao para tu humilde servidor.


Al comienzo de mi trabajo sólo veía el buey.
Tres años más tarde ya casi no lo veía.
Ahora, trabajo con mi espíritu
y no con mis ojos.


Allá donde el conocimiento
y los sentidos se detienen,
el espíritu es el que actúa.
Sigo la estructura corporal de la res,
penetro en las articulaciones,
no toco ni una arteria ni un tendón
y menos aún los grandes huesos.


Un buen cocinero
cambia de cuchillo una vez al año,
porque corta con él.


Un mal cocinero
cambia de cuchillo una vez al mes,
porque desgarra con él.


Con este cuchillo,
desde hace diecinueve años,
he descuartizado mil bueyes
y su hoja está como recién afilada.


Entre las junturas: un intersticio,
el espacio suficiente para que la finísima hoja
penetre y se deslice.


Por eso, tras diecinueve años de uso,
mi cuchillo tiene una hoja perfecta.


Pero si me encuentro con un nudo complicado,
con una juntura difícil,
me pongo en guardia y tomo mis precauciones.
Muevo la hoja del cuchillo lentamente
hasta que…¡zas!,
de un solo corte la juntura se separa;
el animal se descuartiza, se desploma
como un montón de tierra.


Entonces, de pie con mi cuchillo, me yergo,
miro a mi alrededor satisfecho de mí mismo;
limpio la hoja y lo guardo».

«¡Excelente! -exclamó Wen Hui-.
Escuchando tus palabras,
he aprendido a nutrir el Principio vital».

Sobre la estructura de los meridianos

El meridiano es este espacio intermadio entre hueso, músculo, tendón que une y a la vez separa las grandes estructuras.

Sobre Sanjiao

Este espacio intermedio por el que pasa la hoja de Ding es el pasaje y comunicación del Yuang Qi y de la llegada y drenaje del Agua del cuerpo. ¿Qué es esto sino Sanjiao?

Sobre la práctica de la acupuntura

Cuando uno pasa a través de los meridianos, los conecta y ayuda a fluir el Qi a través la hoja no se mella.

La acupuntura debe practicares no cortando ni desgarrando la carne.

Hay que buscar estos pasos intermedios para estimular y ayudar al Qi a circular libremente por el cuerpo.

¿Y tú?

Has visto alguna otra interpretación susceptible de ayudarnos a realizar una mejor práctica clínica?

¿Que opinas del ahora trabajo con mi espíritu y no con mis ojos?

¿Me dejas un comentario al respecto?

Un saludo y buena práctica,

Quim

Suscríbete a la lista de la Medicina China Radical

Si te apuntas a mi lista te explico como puedes mejorar tus tratamientos gracias a un japonés con mala leche

  • ¿Que te gusta la idea? Te apuntas con un click
  • ¿Que deja de gustarte? te das de baja con otro