fbpx

Medicina China y la Paella

El arte de la Medicina China y la Paella

Seguramente te estás preguntando, querido lector, que tiene que ver la paella con la medicina china. Pues más de lo que uno pueda pensar en un primer momento.

Ayer cociné mi primera paella. Cuando uno se enfrenta a una circunstancia de este tipo lo puede hacer de muchas formas distintas. Hay personas a la que le gusta seguir una receta y hay personas que les gusta dejarse llevar por su “instinto”.

Yo soy del segundo grupo.

Sin embargo, ya que todo lo que sabía de paellas y de su forma de preparación era de oídas y de ver algún amigo prepararla me informé.

Me di cuenta que había muchas formas distintas de preparar una paella. Primero hay que escoger los ingredientes, también la forma de cocción y el tipo de arroz, la cantidad de agua… Un sinfín de variables.

Pero un único fin, generar un alimento sabroso para compartir.

Después de realizar un pequeño estudio entre conocidos y varias recetas que me llegaron a las manos, el veredicto es que no importa la forma en la que hagas la paella siempre y cuando quede buena y el arroz no se pegue. No importa la forma en que hagas la paella si consigues este resultado. Todo el mundo va a felicitarte y comerán a gusto.

Podemos llegar a la conclusión que hay tantas formas de hacer paella como personas que lo hayan probado alguna vez.

Esto me lleva a reflexionar sobre la medicina china. Yo trabajo en una escuela que imparte el currículum de MTC. En este tipo de escuelas se dan los conocimientos básicos y necesarios para poder comprender y trabajar con la medicina china.

Pero esto no es todo, uno no debe quedarse aquí.

Afortunadamente, en el momento histórico en el que nos encontramos tenemos acceso a muchas formas distintas de pensar y tratar con medicina china. El abanico de posibilidades es inconmensurable. Uno puede estudiar acupuntura Tung, Tan, japonesa, coreana, china…

También se puede estudiar medicina herbal de muchas formas distintas, siguiendo linajes que parece que no tienen nada que ver entre ellos. Aquí se impone el dicho de que cada maestrillo tiene su librillo.

Esta situación, que es una suerte, puede convertirse en un calvario. Puede pasar que uno no sepa qué estilo escoger. Puede pasar que uno se encuentre con tal amalgama que se produzca la llamada parálisis por análisis, una verdadera catástrofe para la profesión.

Como estudiante se debe aprender la base.

En el caso de la paella es regirse por la receta. La base también es detectar cuánta agua necesita el arroz para cocinarse correctamente sin que se apelmace ni quede crudo.

Lo que se enseña en las escuelas de MTC es una formación de base para poder seguir los distintos linajes dentro de la medicina china y más adelante desarrollar la forma personal y propia de practicar la medicina china.

Soy de los que pienso que la medicina es un arte, que no hay verdades absolutas y que es imprescindible adaptarse a las situaciones que nos presentan nuestros pacientes. También es imprescindible desarrollar una forma de trabajar que sea totalmente acorde con nuestra forma de pensar y de ser. La práctica de la medicina china es una forma de expresión de cómo vemos la vida y como actuamos en ella.

La calidad de la medicina que uno practica tiene que ver con la profundidad de comprensión de la misma.

De esto estamos hablando, de profundizar en la comprensión. Sin embargo, esta comprensión no puede ser solamente intelectual, debe ser vivencial.

Así pues, si no hacéis paella “de la forma oficial” no os preocupéis, sobre todo si el resultado es sabroso y ayuda a que las personas que se benefician de esta paella estén mejor después de comerla.

Si quieres conocer los ingredientes secretos de la medicina china, es decir el Yinyang, debes hacer mi curso Código Yinyang.

Un saludo,

Quim

Deja un comentario