fbpx

Tu trabajo no es curar a tus pacientes

¿Cuál es verdaderamente tu cometido como terapeuta de medicina china?

Yo no creo que sea “curar” a tus pacientes.

Estamos rodeados por unas fuerzas invisibles que condicionan nuestra vida.

La medicina clásica estudia y comprende estas fuerzas invisibles y les da nombres, como Viento, Madera o Jueyin, por poner un ejemplo de un tipo de fuerza a distintos niveles.

Cuando una persona enferma, lo que puedes decir seguro es que ha perdido su relación saludable con esas fuerzas invisibles.

La salud tiene que ver con la alineación del cuerpo con estas fuerzas.

Y el diagnóstico tiene que ver con encontrar la forma en la que el paciente ha perdido su buena relación con los elementos.

¿Y el tratamiento?

El tratamiento es la forma de devolver a este paciente de nuevo al flujo de los elementos, de la vida y de las fuerzas invisibles que guían nuestra vida.

Por esto digo que, la función del “sanador” no es, realmente, “curar” a sus pacientes.

Es ayudarles a alinearse de nuevo con el cosmos.

Llegados a este punto cabe hacerse una pregunta.

En esta relación entre el cosmos y el paciente, ¿quién debe adaptarse?

Efectivamente, es tu paciente el que debe adaptarse, es la única forma de conseguir salud.

Por esto digo que tu lealtad debe estar con las fuerzas del universo, llámale meridianos, llámale Qi o como te guste.

Tu cometido como terapeuta es seguir y honrar estas fuerzas.

Si en algún momento hay un conflicto entre los Elementos y tu paciente ¿dónde está tu lealtad?

Efectivamente, tu trabajo no es curar a tus pacientes.

Deja un comentario